Economics Finance Strategy mar. 13, 2013

¿Quién quiere ser primer ofi­cial de una nave que se hunde?

Las empre­sas en cri­sis financiera tienen difi­cul­tades para atraer el per­son­al com­pe­tente que nece­si­tan para sanearse

Based on the research of

Jennifer Brown

David A. Matsa

¿Si ust­ed estu­viera bus­can­do tra­ba­jo, de qué com­pañía lo solic­i­taría: de una que goza de una robus­ta salud económi­ca o de una que está en situación de ries­go o inclu­so en difi­cul­tades financieras? En igual­dad de condi­ciones, cualquiera optaría por la primera, la m&aacuteaacute;s sana, y ni siquiera se molestaría en solic­i­tar un puesto en la segun­da. Decir que las empre­sas en cri­sis tienen difi­cul­tades à la hora de atraer can­didatos para sus vacantes parece una per­o­grul­la­da. Pero según Jen­nifer Brown y David Mat­sa, de la Kel­logg School of Man­age­ment, nadie ha inves­ti­ga­do empíri­ca­mente esta prue­ba de sen­ti­do común” económico.

Lo cier­to es que no hay cifras con­cluyentes que cuan­tifiquen la respues­ta de la ofer­ta lab­o­ral al ries­go financiero de una empre­sa”, afir­ma Mat­sa. Su nue­vo tra­ba­jo en colab­o­ración con Brown no sola­mente da validez à la impre­sión de que los solic­i­tantes de empleo rehúyen a las empre­sas en situación pre­caria, sino que tam­bién mide la mag­ni­tud de este efecto.

El tal­en­to no se refle­ja en el bal­ance gen­er­al
Para Brown, que inves­ti­ga la economía de los recur­sos humanos, exam­i­nar el efec­to de la nave que se hunde” era a todas luces intere­sante. Las cri­sis pueden reforzarse a sí mis­mas”, afir­ma. Cuan­do una empre­sa está luchan­do más de lo nor­mal, hay que tomar medi­das extra­or­di­nar­ias para super­ar la ret­i­cen­cia de los solic­i­tantes de empleo a subir a bor­do, pero es difí­cil tomar­las en una situación de cri­sis. Una mejor com­pren­sión de este cos­to indi­rec­to podría ayu­dar à la empre­sa a evi­tar la cri­sis en el primer lugar.”

Para Mat­sa, el interés con­sistía en cuan­tificar las reper­cu­siones del repu­dio por parte de los solic­i­tantes de empleo en el esta­do económi­co gen­er­al de la empre­sa en cri­sis. Las difi­cul­tades financieras son fáciles de medir en un bal­ance”, afir­ma. Pero las cri­sis financieras reducen no sola­mente el cap­i­tal mate­r­i­al, sino tam­bién el humano. Y nue­stros hal­laz­gos indi­can que esa pér­di­da de cap­i­tal humano tam­bién es importante.”

En el pasa­do, los econ­o­mis­tas han inten­ta­do medir este efec­to de la nave que se hunde” indi­rec­ta­mente, com­para­n­do los suel­dos ofre­ci­dos en las indus­trias propen­sas a los despi­dos con los de los sec­tores más esta­bles. Brown y Mat­sa emplearon un sis­tema más direc­to al obten­er acce­so a los datos de encues­tas y solic­i­tudes de empleo de un gran sitio web de búsque­da de tra­ba­jo. (El sitio puso sus datos a su dis­posi­ción a condi­ción de que no se rev­e­lara su nom­bre.) La gente dice que no quiere tra­ba­jar para empre­sas en mal esta­do de salud, pero esta infor­ma­ción nos per­mite obser­var lo que real­mente hace”, expli­ca Brown.

Según las encues­tas…
Para deter­mi­nar si los solic­i­tantes de empleo rehúyen a las empre­sas en difi­cul­tades, Mat­sa y Brown primero tuvieron que ver­i­ficar si eran capaces de dis­tin­guir­las de las empre­sas en buen esta­do de salud. Los autores uti­lizaron datos de encues­tas real­izadas por el sitio web de búsque­da de tra­ba­jo entre octubre de 2008 y mar­zo de 2010, en las que se pidió a miles de solic­i­tantes que cal­i­ficaran la salud financiera de las empre­sas en una escala del uno al cin­co. Brown y Mat­sa midieron la ver­dadera salud financiera” de las empre­sas exam­i­nan­do los pre­cios de los seguros con­tra el impa­go de la deu­da (CDS por sus siglas en inglés). La com­para­ción de estos dos con­jun­tos de datos per­mi­tió a los autores eval­u­ar has­ta qué pun­to los solic­i­tantes de empleo habían diag­nos­ti­ca­do cor­rec­ta­mente la salud financiera de las empre­sas. Estábamos bus­can­do cor­rela­ciones entre las per­cep­ciones y la real­i­dad”, afir­ma Brown.

Los seguros con­tra el impa­go de la deu­da son el canario en la mina de car­bón de las opera­ciones financieras de una empre­sa: cuan­to más ele­va­do su pre­cio, más pre­cario se pre­sen­ta el futuro de la enti­dad. El CDS es un seguro con­tra el impa­go de la deu­da de los bonos de una empre­sa”, expli­ca Mat­sa. Se puede con­sid­er­ar como un indi­cador de la prob­a­bil­i­dad de que la empre­sa declare el impa­go de su deu­da y como con­se­cuen­cia de ello pue­da verse oblig­a­da a des­pedir trabajadores.”

Dicho esto, no es que Brown y Mat­sa quier­an dar a enten­der que los solic­i­tantes seguían a diario los pre­cios de los CDS para decidir en qué empre­sas valía la pena solic­i­tar trabajo.“Gran parte de lo que saben de una empre­sa prob­a­ble­mente proviene de los per­iódi­cos o de los ami­gos que tienen en ella”, afir­ma Mat­sa. Él y Brown hal­laron que había acuer­do entre las val­o­raciones intu­iti­vas o indi­rec­tas de los solic­i­tantes de empleo sobre la salud financiera de la empre­sa y su ver­dadero esta­do de salud tal como se refle­ja­ba en los pre­cios de los CDS.

Ni siquiera vale la pena solic­i­tar tra­ba­jo
Pero ¿qué hacen los solic­i­tantes, si aca­so, con esta infor­ma­ción? Brown y Mat­sa tuvieron acce­so a las autén­ti­cas solic­i­tudes de empleo recopi­ladas por el sitio web de búsque­da de tra­ba­jo (cir­cun­scritas a una indus­tria especí­fi­ca: el sec­tor financiero). Esto per­mi­tió a los autores cono­cer con exac­ti­tud qué puestos de tra­ba­jo se anun­cia­ban en qué empre­sa, sus req­ui­si­tos académi­cos y la ubi­cación de los solic­i­tantes según su códi­go postal. (No se divul­gar­on nom­bres ni demás datos per­son­ales.) El desem­peño de las empre­sas de ser­vi­cios financieros durante la reciente cri­sis del sec­tor las hacía un obje­ti­vo ide­al para este min­u­cioso análi­sis. Hubo empre­sas a las que les fue bien y otras que exper­i­men­ta­ron pro­fun­dos cam­bios en su esta­do de salud financiera”, afir­ma Brown. Nos dio una amplia variación.”

Con estos datos, los autores fueron capaces de realizar com­para­ciones por­menorizadas entre idén­ti­cos puestos vacantes en empre­sas en grave esta­do de salud y empre­sas sanas. Hal­laron que las empre­sas en difi­cul­tades reci­bieron un número con­sid­er­able­mente menor de solic­i­tudes en com­para­ción con las empre­sas sanas: un 20% menos por cada incre­men­to de 1000 pun­tos bási­cos del pre­cio de los CDS de la empre­sa. Nos sor­prendió que el efec­to fuese tan grande”, dice Brown. Estos solic­i­tantes no tenían el interés sufi­ciente como para crear la más mín­i­ma opor­tu­nidad de recibir una ofer­ta proce­dente de una empre­sa en difi­cul­tades. Sim­ple­mente no solic­ita­ban el trabajo.”

Este efec­to de la nave que se hunde”, con­cluyen los autores, no hace más que agravar los prob­le­mas que la empre­sa en difi­cul­tades está inten­tan­do cor­re­gir. En una empre­sa en cri­sis, las vacantes que exi­gen un ele­va­do niv­el académi­co (que nor­mal­mente atraerían can­didatos de primer orden que podrían con­tribuir a mejo­rar los des­ti­nos de la empre­sa) son las más difí­ciles de llenar. Además, los tra­ba­jadores com­pe­tentes sue­len estar menos dis­puestos a mudarse a otra local­i­dad para tra­ba­jar en una empre­sa en difi­cul­tades, lo que reduce el acer­vo de per­son­al disponible aún más. De hecho, los hal­laz­gos de Jen­nifer Brown y David Mat­sa demues­tran que, a medi­da que la salud financiera de la empre­sa se agra­va, la cal­i­dad media de los can­didatos a un puesto en ella se dete­ri­o­ra. Los inten­tos de com­pen­sación, tales como ofre­cer una remu­neración más ele­va­da, no logran con­trar­restar total­mente el efec­to”, afir­ma Brown.

Todo lo cual hace que el efec­to de la nave que se hunde” con­sti­tuya un las­tre para la empre­sa que lucha por salir a flote, según los hal­laz­gos de Brown y Mat­sa. La lec­ción prin­ci­pal es que hay que evi­tar que la empre­sa caiga en esa situación”, afir­ma Mat­sa. Porque, como lo demues­tran los resul­ta­dos de Brown y Mat­sa, si una empre­sa tiene la mala for­tu­na de encon­trarse en una situación deses­per­a­da, puede ten­er difi­cul­tades para atraer al per­son­al capaz de arreglar la situación.

About the Writer

John Pavlus is a writer and filmmaker focusing on science, technology, and design topics. He lives in Brooklyn, New York.

About the Research

Brown, Jennifer, and David A. Matsa. 2012. “Boarding a Sinking Ship? An Investigation of Job Applications to Distressed Firms.” NBER Working Paper No. 18208.

Read the original

Trending

Editor’s Picks